Historia

GRAMÓS

Pirineu de Lleida

NUESTRA HISTÓRIA

No es hasta los alrededores de los años 1990, que mi padre, Antonio como lo conoce todo el mundo, no descubrió estas tierras, un poco por casualidad, cuando hacía su trabajo de toda la vida, de leñador y agricultor. Fue un amor a primera vista con este valle, el aire que se respiraba, la paleta de los mil colores que le ofrecía la naturaleza, sus árboles, el cielo y la tierra, en definitiva un paraíso en bruto. Para él, en ese momento, no había ninguna otra ambición que la de vivir de la tierra, como había hecho siempre, en su enorme "jardín". En el pasado, el núcleo del viejo pueblo de Gramós había incluido una veintena de casas con familias regulares, que vivían todo el año, tenía su iglesia -que no se pudo salvar por su avanzado estado de deterioro-, escuela, y su cementerio. Cuando mi padre lo vio por primera vez sólo quedaban un par de viviendas en pie. El resto se había convertido en escombros, ya que con el paso de los años la gente del pueblo se fue marchando hacia la ciudad y el pueblo quedó abandonado. Sobre todo él, pero también mi madre, Anna, le han dedicado la vida, con muchos momentos llenos de ilusiones, y con muchos otros muy duros, le han dedicado todos sus recursos, y años de esfuerzos, para convertir aquel pueblo fantasma en un lugar muy especial. Era tal el convencimiento del valor inigualable de la naturaleza que los rodeaba, kilómetros a la redonda, que mi madre decidió en 2005 que se tenía que convertir la vieja cuadra de caballos en una casa rural donde acoger visitantes, que a sin lugar a duda sabrían apreciar aquel entorno natural, y allí nacieron nuestras primeras 6 habitaciones. Ahora, 15 años más tarde, seguimos apostando por este entorno único, y hemos reformado una nueva borda con 5 habitaciones más, que nos permite llegar a más público, y seguir compartiendo nuestra experiencia, y nuestro estilo de vida. Hoy, creemos que tenemos uno de los lugares más bonitos del Alto Urgell, donde el gran valor sigue siendo la naturaleza que nos rodea, donde mi padre sigue trabajando los campos con sus viejos tractores, y mi madre sigue cuidando del huerto, y de los animales ... un mundo rural real, que convive en plena simbiosis con nuestra oferta turística. Bienvenidos a Gramós

Así era...

Los Fundadores

Antoni Guardia

Fundador

Anna Rabassa

Fundadora

Imma Guàrdia

Fundadora

Situación

a Les Flors

Se accede desde la N-260, por una pista de tierra de 2,5 quilómetros, lo que hace que se encuentre realmente aislada pero al mismo tiempo cerca de todas partes, desde la Seu d’Urgell, a Sort, Andorra.

Las Reseñas de nuestros clientes ★★★★★

Comprueba la disponibilidad y reserva ahora

Los campos obligatorios son seguidos por *



¿Tienes preguntas?